La asociación Cultural Cálamus Envíanos tus comentarios
 
Inicio > Escritos > Un mal día

::: Un mal día

Autor: Esperanza Núñez Ver autor

Sin publicar (200..)

 

Un mal día

¡Al fin! ¡Por fin en mi casa, en mi cama!, con la tele encendida y respirando tranquila. Una tila en una mano y el mando en la otra como es de rigor. No sé si repasar mentalmente el día o, dejarlo en el rincón mas escondido de mi memoria.

Primero me levanté para ir a la oficina, me duché, me empecé a secar el pelo y cuando estaba a medias se fue la luz. Empezamos bien.

Bajé corriendo a la cafetería de siempre a desayunar. Sin un café a primera hora de la mañana no soy nadie, pero la cafetera estaba averiada. Bueno me tomo un nescafé, para ponerme las pilas.

Salgo, está lloviendo, abro el paraguas y busco un taxi. ¡Taxi! ¡Eh, taxi!, al menos uno ha parado. ¡Qué atasco! no se si irme andando, llegaré tarde. Pago al taxista y salgo corriendo, abro el paraguas, se levanta viento y el paraguas se me rompe. Estoy tan desesperada que no me paro, voy calada hasta los huesos, son las nueve y la oficina esta a punto de abrir y debo llegar a mi hora. Cuando llego a la oficina, unos minutos antes de las nueve, no ha llegado nadie y esta cerrado, espero cinco minutos más, ya estoy impaciente, nadie llega. Miro a mí alrededor y todo esta abierto menos mi oficina. No se si me extraño, me cabreo, o qué. Vuelvo a mirar mi reloj, veo el calendario y me quedo de piedra, es lo que me faltaba. Alguien me miró mal esta mañana. Es sábado 25.