La asociación Cultural Cálamus Envíanos tus comentarios
 
Inicio > Escritos > Las cicatrices

::: Las cicatrices

Autor: Carlos Daucousse Sánchez Ver autor

Publicado: Un torrente gota a gota (2005) Ver obra

 

Las cicatrices

Hacía muchos años que tenía aquellas cicatrices. Exactamente desde el 4 de agosto de 1938.

Tendría unos veinte años cuando su joven cuerpo fue lacerado. Ocurrió cerca del pueblo, al lado de la pared de piedra que hay junto al molino del Tío Severiano. Creyeron, craso error, que ni se enteraría. Le dolió, vaya si le dolió, pero no gritó. En realidad no podía hacerlo. Claro que, una bomba, por ejemplo, habría sido bastante peor.

Tras la agresión, quienes lo hicieron reían, hasta se abrazaron y todo, como si lo festejaran. Eran dos jóvenes; muy jóvenes, tendrían poco más de quince años.

Muchas desgracias sucedieron durante algún tiempo en los dos bandos que se hacían la guerra, pero a él, la Naturaleza le había impedido poder tomar parte.

Ha pasado mucho tiempo y, sin embargo, ahí sigue, mostrando sus cicatrices a quien quiera verlas. Sigue vivo, bien vivo, y por largos años probablemente. Los jóvenes que le hirieron deben ser muy ancianos, si no han muerto ya.

Quien sabe, puede que un día de primavera, algún biznieto de los agresores venga con su pareja y vuelvan a herirle con una flecha, dos corazones entrelazados y un par de nombres.