La asociación Cultural Cálamus Envíanos tus comentarios
 
Inicio > Escritos > El Tíu del Pimientu

::: Fructíferas existencias

Autor: Francisco Javier Gilarte Mateos Ver autor

Publicado: Palabras con Pimiento (2008) Ver obra

 

Fructíferas existencias

Igual que me llega a la mente el recuerdo tierno
de la lejana infancia, como a lomos del viento,
me embriaga todavía aquel aroma sempiterno,
que entre juegos exhalé del rojo pimiento.

Y con los ojos del niño atento, observo la era
que unas manos labraron con paciencia y cuidado,
el aflorar en ella la airosa pimentera
que viene a esta estancia de luz, como deseo alado.

Luego, en un soplo, me veo con candoroso estupor
entre las renegras frondas, henchidas de flores.
mostrando ufanas el fruto al estallar la flor,
bruñidos por el sol sus fascinantes colores.

Aun me maravilla la pimentonera jovial,
cantando mientras recoge la baya en su jalda,
y diligente en su brega, va colmando el costal
que el mozo gentil lleva al secadero a su espalda.

Cuantas noches plácidas, travieso importunaba
a la agradable cuadrilla de espezonadoras,
después, inocente con los pezones jugaba,
bajo el sedante eco de sus charlas seductoras.

Velado por un cielo murrio, de aquel sequero
conservo el empacho de su hálito penetrante,
el seco chasquear del pimiento en su tostadero,
y del humo de la encina en su arder rutilante.

Del premioso acarreo de la recua de jumentos
al molino, retiene su imagen mi retina,
del desmenuzar de las piedras sin miramientos,
del rojizo pringue de su sustancia pura y fina.

De las plantas marchitas, ya de esencias desiertas,
me queda una serena tristeza en el corazón,
de los surcos arruinados, de las tierras muertas
germinando en sus entrañas una nueva ilusión.

Qué bella y fructífera vida. ¡Qué verdadera!
Ay, si mi anodina existencia trocar pudiera
en una de sus especies, para cuando muera,
en vez de en polvo, en oro rojo me convirtiera.