La asociación Cultural Cálamus Envíanos tus comentarios
 
Inicio > Escritos > Evaristo

::: Evaristo

Autor: Esperanza Núñez Ver autor

Sin publicar (200..)

 

Evaristo

Me llamo Evaristo y hoy he decidido sacar mis orejas a la calle. .Hace frío y no tengo un gorro que me las tape, pero da igual. ¿Que puede pasar, algún estornudo, alguna tos? Bueno de vez en cuando es bueno sentir esos síntomas.
Hace tiempo que no salgo, pero hoy lo hare. Mi calle se llama “el perro verde”, nombre poco apropiado y menos fiable. Aunque ya no es tontería, me entere que en Estados Unidos nació un perro que es verde al menos ya existe uno.

Bajo las escaleras, alguien abre la puerta y yo salgo.

Antes salía de paseo con Rosita, pero ya no, Rosita se hizo mayor y la interesan otras cosas.

Hace mucho que no siento el aire en el rostro, ni respiro el aire limpio, casi siento miedo al pisar la calle, pero me arriesgo y paseo un poquito mas, luego mas adelante, ya me siento mas seguro y voy un poco más deprisa.

Levanto mi cabeza y veo el letrero de cerámica”el perro verde”, cada vez que lo veo me causa una gran desazón.

Oigo una voz entre asustada y apremiante que me llama, es la voz de Rosita. Mi corazón va de un lado a otro, salta en una especie de alegría extraña, que me causa un gran placer. Seguro que viene a acompañarme en mi salida y luego llevarme a casa.

Rosita llega, me lleva a casa con mucho mimo y acaricia mi pelo.

- No lo vuelvas a hacer, Evaristo, me entiendes no vuelvas a salir solo! Me grita mientras me pone mi comida. Como y vuelvo a su lado. Ella acaricia mi pelo y yo ronroneo de placer. Es lo mejor que pude esperar un gato, un gran plato de leche, una cesta calentita y una dueña que te acaricie.