La asociación Cultural Cálamus Envíanos tus comentarios
 
Inicio > Escritos > Diálogo a una sola banda

::: Diálogo a una sola banda

Autor: Esperanza Núñez Ver autor

Sin publicar (200..)

 

Diálogo a una sola banda

Hoy vengo a verte como cada día durante la última semana. Te veo ahí, en la cama, sin moverte, sin sonreír, sin hablar, sin casi respirar, y no se lo que siento, si dolor, rabia o ambas cosas.

Hoy por fin me he parado a pensar en todo lo pasado, hoy tuve tiempo de analizar mis sentimientos y mis temores, hoy he descubierto que estoy vacía, no siento, ni temo ni siquiera noto el paso del tiempo, que se ha parado en este momento en el que llego aquí y vuelvo a verte en el mismo sitio y en la misma posición en la que te deje el día anterior.

Tú siempre decías que eras joven y tenias derecho a vivir, y ¿yo que? ¿Yo no tengo derecho a divertirme?

Simplemente no he podido, he aceptado tu responsabilidad y la mía, he crecido a la vez que he cumplido años mientras tú seguías siendo un eterno Peter Pan.

¿Te das cuenta? Has arruinado mi vida, mis ilusiones, mis sueños, mis ambiciones. Iba a ser una gran economista y me quede en empresariales, todo lo di por bien perdido por nuestro hijo. Un hijo al que tú no enseñaras a decir papá. Eres tan irresponsable que tenias que comportarte como un niño malcriado, tenias que hacerte el machito delante de tus amigos y hacer barbaridades con esa maldita moto.¿Y el casco?¿para que? Eso es para cobardes y mariquitas.

No te atrevas a dejarme sola, planta cara a la muerte, por una vez en tu vida no seas un fantasma que se le va toda la fuerza por la boca.

A veces sueño que mueves tu mano y coges la mía, entonces me despierto y veo que no es verdad, que ni siquiera luchas por hacerlo.

¡Lucha, maldita sea! ¡Lucha, vive! aunque sea como un eterno adolescente. Lucha por la vida, por el sol, por respirar, pero al menos... lucha.

-Pi, pi pi pi…..

-¡Salga, esto no es nada, salga ahora mismo!