La asociación Cultural Cálamus Envíanos tus comentarios
 
Inicio > Escritos > Semos pimentoneras

::: Chica sexy

Autor: María Vázquez Perino Ver autor

Publicado: Del tálamo al cálamo (2007) Ver obra

 

Chica sexy

Con cuerpo de ola y sal en los ojos andaba por las calles de Argüelles y Moncloa. Solía frecuentar lugares, sus favoritos, de ambiente estudiantil. Su cuerpo, erguido como un monumento, prendaba a los chicos del barrio. Algunos piropeaban, ¡eh!, tu padre debería ser como mínimo …arquitecto Un día cayó en las garras de un estudiante argentino, que poseía mucha labia y sabía psicología. Total que la sedujo en su ático. Pronto empezó a sentir sensaciones y vibraciones que no había sentido nunca con ningún otro chico. Era el amor. Chica y sensible que era, todo su cuerpo se revolucionó y sus neuronas patinaron. Al pibe José Antonio le llamaban “gringo”. Después de un año, ¡qué ya era bastante…! no se habían acostado todavía, tenía que liberarse del llamado trauma de la virginidad.

Todo ocurrió en una tarde fogosa, los dos cuerpos se desnudaron como si fuera uno solo, sintiendo nuevas sensaciones. Los dos empapados por la fuerza del amor, chorreando gotas como un torrente. Aquel pibe la hechizó, parecía que pertenecía al partido del orgasmo feroz. Se sintió femenina, su cuerpo le dio más vida, sus palabras en la intimidad la enajenaron hasta perder el juicio, llegaban al corazón. ¡Flaquita! Después de hacer el amor tomaba hierba mate que purificaba su mente. Aquel ático era testigo de las sensaciones vividas, su sexo afloraba a flor de piel, sus primeros orgasmos sin fin, emociones fuertes que empezaron a hacerla madura y sentir mujer. Mari Mar flotaba cuando iba por la calle. Había llorado al éxtasis, a la sublimación total del amor, a la pasión, a la compenetración y al liberar la energía sexual. En fin, descubrió el sexo y se hizo mujer...