La asociación Cultural Cálamus Envíanos tus comentarios
 
Inicio > Escritos > Añoranza

::: Añoranza

Autor: Esperanza Núñez Ver autor

Sin publicar (200..)

 

Añoranza

Salgo de mi casa a dar un paseo por mi pueblo. Nada mas amanecer siento ganas de recorrer todos los sitios en los que he correteado desde pequeña. Quizás hoy sea la última vez que vea sus calles, sus casas, sus plazoletas y fuentes. Siento la añoranza del que se va para no volver.

Las calles estrechas de la parte antigua, aquí esta el colegio donde estudié primaria. Todavía recuerdo la primera conversación que tuve con mis compañeros. Tenia diez años y alguien preguntó, tú ¿Qué quieres ser de mayor? Salieron ingenieros, médicos, futbolistas, toreros… y yo después de mucho pensarlo dije: -Yo seré soldado-.

Los niños se empezaron a reír. ¡Pero tú no puedes ser soldado, eres una niña!
Por vez primera me di cuenta que los niños y las niñas éramos diferentes. Casi me lo creo, yo era una niña y podía ser peluquera, enfermera o médico pero no soldado.

Ahora sonrió al pensar en aquello. Después mi instituto estuvo en lo más moderno del pueblo. En la gran avenida que era para mi entonces. Ahora paseando entre sus árboles sólo veo una carretera medianamente ancha, con árboles y farolas a los lados y al final una rotonda grande con una fuente. Ya no me parece tan grande pero si la más hermosa del mundo.

En mi instituto un profesor preguntó, y vosotros ¿qué queréis ser de mayor?, volvieron a salir médicos, ingenieros, empresarios, y alguno que quería ser rico. Yo muy seria dije:-yo seré soldado. Aun hubo algunas risitas que el profesor acalló con una dura mirada, y solo dijo:-Piensa lo que dices, eso va a ser muy duro. -No importa -contesté.

Luego vino la universidad en Madrid y mi graduación en magisterio, condición indispensable para que mis padres me dejaran ingresar en el ejército.

Y aquí estoy, añorando mi pueblo sin haberme ido, dando un paseo por las calles estrechas y oscuras donde me dieron mi primer beso de amor y mi primer desengaño, reteniendo en mi retina todo lo hermoso que llevo dentro de mí.

Mañana cogeré el avión y volaré rumbo Irak. No se si volveré, pero las calles de mi patria chica volaran conmigo siempre